moretianos.com
Proyecto

COMEDIAS DE MORETO


Agustín Moreto, el dramaturgo de cuyo teatro se ocupa el grupo Proteo, fue uno de los poetas dramáticos más destacados de la segunda mitad del Barroco, en pleno Siglo de Oro de la cultura y del arte españoles. Amigo personal de autores como Pedro Calderón de la Barca, Moreto realizó parte de su obra dramática en solitario y también colaboró con otros dramaturgos en la composición de comedias, según la moda de la época. Entre sus colaboradores más habituales estuvieron Juan de Matos Fragoso, Jerónimo de Cáncer y Antonio Martínez de Meneses, los tres una década mayores que él.


El teatro de Moreto destaca por una serie de rasgos que lo configuran como uno de los mejores dramaturgos de su tiempo, en un periodo en el que la reescritura de obras antiguas constituyó un sistema de trabajo muy habitual. La destreza del poeta se manifestaba en el modo de reelaborar elementos heredados, que se convertían en intertexto sobre el que construir una obra depurada y adaptada a las nuevas estéticas. Su obra dramática destaca por encima de esos materiales recuperados por su variedad, su capacidad de captar y de reflejar tipos humanos llevados en ocasiones hasta el ridículo, como el protagonista de El lindo don Diego, el modo equilibrado en que construye las intrigas, la facilidad para captar ambientes y lenguajes, la técnica depurada en la construcción dramática y el perfecto trazado de sus graciosos.


Moreto destaca especialmente en los géneros cómicos, ya sea en los de mayor extensión como la comedia o en los más breves, el entremés. Pero su enfoque de la comicidad difiere del de sus contemporáneos en que los personajes y las situaciones cómicas que presenta están al servicio de un modo de entender el mundo en el que prima cierto deseo de racionalidad, subvertido temporalmente por algunos de sus personajes que tratan por sí mismos o, con más frecuencia, con ayuda de otros de recuperar el equilibrio de sus palabras o acciones. Es por eso por lo que su teatro provoca más sonrisas que risas y lleva al espectador a la reflexión.


Nacido en Madrid en 1618 de una familia acomodada, estudió súmulas, lógica y física en Alcalá de Henares desde 1634 hasta 1637 y se graduó en Artes en 1639. La Primera parte de sus comedias se publicó en 1654 y fue la única que se imprimió durante su vida. Fueron póstumas la Segunda y Tercera parte, editadas en 1676 y 1681, respectivamente, si bien hay que notar que la Tercera contiene numerosas atribuciones que no son suyas. El éxito de su teatro dio lugar a numerosas ediciones facticias de esas Partes de Comedias. Moreto escribió una treintena de obras en solitario y veinte en las que colaboró con otros autores. A ellas se suman las treinta y cinco piezas breves que han llegado hasta nosotros.


Entre sus comedias de capa y espada, lo mejor de su producción junto al teatro breve, destacan El desdén, con el desdén y El lindo don Diego, seguidas de otras como Trampa adelante, El parecido en la corte, No puede ser el guardar una mujer, De fuera vendrá quien de casa nos echará, Las travesuras de Pantoja, El licenciado Vidriera, El poder de la amistad y La confusión de un jardín. En menor medida, fue autor también de obras de contenido religioso, como es el caso de San Franco de Sena y La vida de San Alejo. Su fama bien merecida se debe de forma especial a su talante cómico, que se pone de manifiesto además de en sus comedias en sus entremeses.